Sexo, fotos, videos y erotismo

Porno en jefeindio.com

webcams caseras
CACHONDEO [ Fotos cachondas - Chistes - Famosas ]     JUEGOS [ online - Móvil ]
Recomiéndanos a tus amigos ¡haz el indio!

   

   

   

   

   

   

   

Chicas en

videos calientes chicas


Relato: En el autobús   [ hetero ]

Cansado del trabajo de toda la semana llegué a la estación de autobus sobre las 7 de la tarde. Antes me había duchado y afeitado puesto uno de mis trajes oscuros. Mientras esperaba la hora de la salida ojeaba un periodico, una de esas partes que no solía mirar era la de contactos, pero sin querer abrí una de esas hojas y vi varios anuncios: "Jovencita veinteañera te hará disfrutar con sus enormes pechos y su boquita insaciable". Latina pechugona te dará todo lo que necesites y si te parece poco mi amiga echará una mano..."... Todo esto hizo que me fuese poniendo cachondo mientras veía pasar gente a mi alredor. Yo en ese momento ya solo miraba pasar a esas jovencitas exuberantes con ese cuerpo aún sin explorar.
Así pasé los minutos previos hasta la llamada para la salida del autobús.
Eran las 7 y media y decidí ir para la parte de atrás, el viaje iba ser de unas 9 horas y prefería ir en la parte de atrás. Apenas 15 personas en todo el autobús permitía ir sentado de una forma más cómoda. Detrás de mi no se sentó ya nadie y delante solo divisaba algunas cabezas, las mas cercanas parecían las de dos mujeres.
Mirando el paisaje y escuchando la música de la radio transcurrieron las siguientes 2 horas del viaje hasta que el conductor hizo una primera parada para tomar el aire y beber y comer algo.
Era el típico bar-restaurante de carretera. Cada uno iba un poco por su lado pero no pude evitar fijarme en una mujer y la que parecía ser su hija. En esta última me fijé mas que la madre. Tendría unos 20 años aproximadamente, pelo largo, cara fina, algo de maquillaje, unas piernas largas vestidas por unos ajustados pantalones vaqueros que marcaban su figura y dejaba entrever un hermoso culito que al admirarlo provocó en mi que mi pene se pusiera duro. En eso que se levantaron todos y al salir por la estrecha puerta del bar me quedé mirandola y ella pasó tan cerca que rozó su culo con mi bulto que en ese momento desearía poder penetrarla.
Al entrar en el autobús ella estaba ya sentada, su madre al otro lado del pasillo supongo que para disponerse a dormir más cómodas las dos. Yo le lancé una mirada intensa y ella dejó caer su mirada a mi paquete. Sin duda había notado el roce producido hacía unos instantes.
Eran cerca de las diez y hacía frio, con lo que saqué de mi mochila una manta para abrigarme bien. Seguía la sonando la música y transcurrida una hora parecía que todo el mundo ya dormía, menos yo, y ella.
No podía dejar de pensar en ese hermoso culito y la excitación que llegué a sentir provocó que me empezase a tocar, y por debajo de la manta saqué mi pene y comencé a masturbarme, en eso estaba cuando me sorprendió ver que ella se levantaba y se acercaba a mi.
- ¿Puedo sentarme aqui? -me dijo ella-
- Sí claro, sientese.
No dijo nada mas, ni yo tampoco, solo notó como algo emergía bajo la manta, y acercadonse a mi metió su mano bajo la manta hasta alcanzar mi pene. En ese momento mi polla se puso dura del todo, y ella comenzó a sobarla y menearmela sin parar haciendome una paja maravillosa.
No había ni un ruido en el autobús salvo la música de fondo. Escondidos detrás de los asientos ella metió su cabeza debajo de la manta y primeramente recorrió mi pene con su lengua, lentamente, para luego engullirla con su boca hasta el fondo, así fue absorviendo el semen que había emanado anteriormente. Estuvo un rato saboreando mi pene mientras mis manos bajo su jersey acariciaba sus deliciosos pechos, eran un encanto de pechos, aún sin explorar por muchas manos seguramente, disfruté acariciandoselos mientras miraba como ella se iba excitando también cada vez mas y mas.
Su mirada la delataba, se veía en sus ojos que quería mas, fue así que deslizé una de mis manos por debajo de la cintura de su pantalón hasta notar el pelo que cubría su vagina. Al acariciar sus labios vaginales con mis dedos ella gimió y se retorció hacia atrás. Yo le desabroché un poco su pantalón para que me fuera mas sencillo y seguí con mis dedos acariciandola y jugueteando con su clítoris. Noté como estaba ya muy mojada, tanto que podría provocarle un orgasmo con tan solo mis dedos. Me bajé un poco mi pantalón y le indiqué que se pusiera sobre mí, así, de enfrente mía y con sus pechos a la altura de mi boca introduje mi pene dentro de ella, entró suavemente y hasta el fondo, el peso de su cuerpo sobre mi facilitó todo.
Pronto comenzó a cabalgar sobre mi polla mientras yo lamía sus pechos y mordisqueaba sus pezones. El ritmo de las penetraciones aumentaba cada vez mas, las embestidas eran mas y mas rápidas, sus jugos comenzaban a recorrer sus piernas y su cara era de total excitación.. yo mientras ya estaba a punto de soltar toda mi leche dentro de su coño. Casi estaba a punto cuando sacó mi pene de su vagina y dejó que me corriese en su boca, solté un gran chorro de leche que ella saboreó unos instantes.
Fue algo maravilloso y después de unos minutos los dos tapados por la manta comenzamos a tocarnos nuevamente hasta provocarnos un nuevo orgasmo el uno al otro. Me encantaba como agarraba mi polla y jugaba con ella, yo mientras tanto no dejaba de recorrer su coño con mis dedos haciendola gemir y consiguiendo que estuviera muy mojada, hasta meterle dos y tres dedos para que sintiese mas placer. Al terminar nos subimos los pantalones y ella se volvió a su asiento. Unas horas después comenzó a amanecer y ya pronto llegamos a nuestros destinos. Ni uno ni otro nos dijimos una palabra, cada uno por su camino.

Más Relatos de sexo, Fotos, Videos y Mujeres en vivo AQUÍ

volver   |   envíanos tu relato   |   recomiéndanos


Fotos porno India del Día Relatos
Videos porno Famosas Juegos porno

Los relatos de sexo para adultos contenidos en esta sección son propiedad exclusiva de JefeIndio.com. Cualquier utilización no autorizada de los mismos será perseguida.



  LA TIENDA MÁGICA